Manicura y Pedicura con parafina. Todo un ritual.

Holaaaa....!!!


Posiblemente hayas oído hablar de la parafina como tratamiento estético, hoy quiero enseñarte los múltiples beneficios que nos ofrece si la realizamos en nuestra manicura y pedicura habitual.


La parafina es un compuesto que, tras un previo tratamiento en laboratorios, se convierte en una cera para ser utilizada en cosmética y poder disfrutar plenamente de sus beneficios.


Podríamos decir que las tres cualidades principales son que hidrata en profundidad, nutre y aporta luminosidad a la piel. Esto es debido a que el calor de la cera aumenta el flujo sanguíneo, humedeciendo la piel en profundidad y evitando que ésta se pierda al crear una capa resistente e impermeable.


Las uñas y las cutículas se ven mejoradas inmediatamente.



Estos son los resultados más evidentes ya que en solo una aplicación se pueden observar los cambios (tus manos parecerán otras) pero no por ello los únicos, otros beneficios igual de importantes son los que realiza a nivel interno.


Es muy recomendable para quienes sufren dolores en las articulaciones y molestias musculares gracias a su efecto calor. Es perfecto para atenuar las manchitas que aparecen en las manos debido al sol y a partir de cierta edad, por eso también es un tratamiento ideal para gente mayor.


Si tienes las manos castigadas, especialmente después de haber pasado el invierno, o después del verano es el momento de recuperar el buen aspecto y la salud de manos y pies con este tratamiento.


Para mí además, este tratamiento se ha convertido en todo un ritual ya que, es un momento de relajación y bienestar. Como me gusta tanto, en el Estudio puedes disfrutarlo con mayúscula. ¿Por qué?


Te voy a contar como lo realizo:


Para las manos, lo primero es dar un baño templado con exfoliante de delicioso aroma, así eliminamos las células muertas y empezamos a trabajar la hidratación y la circulación sanguínea con un masaje.


Seguidamente realizamos el tratamiento con la parafina, sumergida varias veces hasta crear una especie de guante que envuelve las manos, pondremos un protector y unas manoplas para que se mantenga el calor y comienza el momento de relax total, alrededor de 20 min de placer absoluto.


Una vez pasado este tiempo, retiramos la parafina y realizaremos la manicura en caso de que así lo desees. De lo contrario, habrá finalizado el tratamiento.



En los pies, el tratamiento es similar, primero preparamos un baño templado con burbujas y sales aromatizadas específicas para pedicura. Así comenzamos a activar la circulación y relajar los pies con una agradable sensación de confort. Seguidamente, masajeamos con exfoliante para retirar células muerta y capas superficiales de durezas y acumulaciones. El tratamiento de parafina se aplica del mismo modo que en las manos, ponemos los calcetines especiales y los 20 minutos de espera se convierten en un momento único. Al retirar la parafina, procedemos a la pedicura en caso de que así lo desees.



Sin duda, en ambos casos, al finalizar el tratamiento te sorprenderás de los resultados, recuperas la luminosidad, la hidratación, manos y pies más jóvenes en definitiva. La puesta a punto perfecta de cara al verano y el mejor aliado para cuidarte en invierno.


No podrás resistirte! ¿A que quieres hacerte estas delicias ya? Pide tu cita en el Estudio, tienes toda la info en la pestaña de CONTACTO. ¡Te espero!




28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo